Malasia se enfrenta a la perspectiva de urnas inundadas el día de las elecciones del 19 de noviembre

La posibilidad de que los malasios tengan que hacer frente a las inundaciones para votar en las 15.ª Elección General ha aumentado, con la Comisión Electoral declarando el 19 de noviembre como Día de la Votación.

Esto a pesar de que el departamento meteorológico advirtió que el monzón de fin de año comenzará a mediados de noviembre.

Su director general adjunto, Hashim Anip, enfatizó el 6 de octubre: “No alentamos la celebración de GE15 (en este momento). ¿Por qué arriesgarse frente al monzón, que sabemos que provocará inundaciones?”.

En los últimos años, las inundaciones monzónicas han causado estragos en todo el país. El último diluvio que amainó en enero se cobró 54 vidas, causó daños por RM6.000 millones (S$1.800 millones) y el desplazamiento de casi 70.000 personas en su punto máximo de diciembre.

El vendedor ambulante Panir Selvam Muniandy dijo que los residentes de Taman Sri Muda, un vecindario en Shah Alam, Selangor, que vio 14 muertes en las inundaciones en 2021, ya están “en pánico” en previsión de las tormentas que se avecinan.

“Todas las mañanas, paso por la mezquita y el templo, y rezo en ambos para que Dios nos salve”, dijo el hombre de 66 años a The Straits Times. “Todos aquí están enfocados en prepararse para la inundación, pero el gobierno parece muy libre para anunciar elecciones.

“Parece que no quieren que los que sufrieron la inundación del año pasado puedan votar”.

The Straits Times se enteró de que se habían considerado fechas como el 5 y el 12 de noviembre para reducir el riesgo de inundaciones coincidiendo con el día de las elecciones, pero se descartaron debido a problemas logísticos.

“Esto se debe a que el número de votantes ha aumentado a más de 21 millones. La campaña de dos semanas es en parte para garantizar que haya tiempo suficiente para imprimir las papeletas de votación, y fue demasiado difícil garantizar el suministro de tinta indeleble a principios de noviembre”, dijo una fuente bien ubicada.

Algunos votantes enfrentan ahora la posibilidad de ni siquiera poder llegar a sus centros de votación.

“El año pasado, el camino hacia el este de Kuantan estaba intransitable. Si esta vez es la ruta hacia el oeste, entonces no podría regresar a Kuala Lumpur para votar”, dijo la jubilada Yvonne Ho, de 50 años, que vive en Janda Baik, un área boscosa en riesgo de deslizamientos de tierra en Pahang.

El estado del este fue uno de los más afectados el año pasado, con casi 40.000 evacuados en un momento dado.

El primer ministro interino Ismail Sabri Yaakob disolvió el Parlamento el 10 de octubre. El partido gobernante Umno ha sido objeto de intensas críticas por priorizar el momento estratégico de las elecciones en lugar de los esfuerzos para mitigar las inundaciones esperadas.

Seis estados controlados por partidos de oposición se han negado a convocar elecciones de asambleas estatales concurrentes como era costumbre anteriormente, citando la necesidad de concentrarse en ayudar a sus residentes a lidiar con las inundaciones.