Indiscutido

NOTICIAS

Vitor Belfort, el espejismo de una leyenda

Vitor “el Fenómeno” Belfort es un histórico de las MMA. Un histórico de la UFC. Uno de los primeros atletas que cruzó el puente de la antigua historia de nuestro deporte y lo ayudó a llegar a la etapa de la organización y profesionalización que vivimos ahora. Pero esto no debe tapar sus fallas.

Entre todas las glorias a si histórica carrera, están las derrotas. Kazushi Sakuraba, Chuck Liddell, Tito Ortiz por decisión dividida y controversial, Dan Henderson, dos derrotas ante Alistair Overeem, Anderson Silva, Jon Jones, una victoria, pero dos derrotas ante Randy Couture. La victoria como resultado de una cortada a su ojo, cuando el primer golpe de la pelea lo dejó con sangrado y una abrasión en la córnea. La excesiva celebración a una pelea que había ganado de manera accidental no ayudó a su reputación.

Una nueva pelea entre los dos fue pactada de inmediato. “Hay sangre en toda la cámara” decía Joe Rogan casi al final del tercer round en UFC 49. La imagen de un maltrecho y sangrado Belfort recargado en la reja, mientras Couture caminaba calmo a su esquina, pasó a la memoria colectiva del deporte. El médico no permitiría a Vitor responder a la campana del cuarto asalto. Después de este combate, la derrota ante Tito Ortiz y la salida de la UFC.

Adelantamos a octubre 2006. En su derrota por decisión unánime ante Dan Henderson en PRIDE 32, Belfort daba positivo en los exámenes de dopaje a un esteroide anabólico, 4-Hydroxytestorone. Un esteroide que, aunque patentado en la década de los 50’s, fue popular y por un tiempo legal, en la comunidad fisicoculturista a mediados de la década anterior. Al ser revelado su positivo, Belfort primero dijo haberlo consumido sin saber en un suplemento sin receta. Después, cambió la historia y dijo que le había sido inyectado por un doctor en Brasil, quien le había dado tratamiento después de una rotura de menisco. El Dr. Rodrigo M. Greco envío una carta a la Comisión Atlética de Nevada diciendo que él había inyectado a Belfort con la sustancia sin que este lo supiera. En los ojos de la comisión no cambió nada, Vitor fue multado y suspendido. Le tomó tres años recuperarse de este traspié, hasta su regreso a la UFC en 2009.

Una victoria sencilla ante Rich Franklin le ganaba una oportunidad al título de Anderson Silva. Lesiones a ambos peleadores pospuso su encuentro casi dos años. Anderson pelearía dos veces en el intermedio, una arrogante victoria ante Demian Maia seguida del combate más complicado de su carrera, la tardía sumisión después de cuatro rounds de dominio por parte de Chael Sonnen.

Belfort no tenía oportunidad. No había peleado en año y medio y en este espacio su oponente habría enfrentando los puntos más bajos y más complicados de su carrera. Una promoción pasiva agresiva entre los dos desencadenaría un conato de bronca en el pesaje.
Anderson tardaría más de tres minutos en lanzar su primer ataque honesto el día de la pelea. No necesitó más. Una patada recta con la pierna izquierda al mentón de Vitor lo llevaría a la lona. Silva seguiría con dos golpes más y Mario Yamasaki detenía la pelea. El primer nocaut en la carrera de Belfort.

Seguirían dos victorias, la primera ante Yoshihiro Akiyama, cuya última victoria fue en 2009, y Anthony Johnson, peleador que siempre ha tenido problemas de peso, ya no se encuentra en la UFC y ahora compite como peso completo en World Series of Fighting.

Llegaba UFC 152, donde Belfort levantaría la mano para llenar el hueco dejado por Dan Henderson, y luego por Lyoto Machida, para enfrentarse al campeón semicompleto Jon Jones. Ante un físico admirable para su edad, en especial en comparación a lo que había presentado en sus últimos combates, comenzaban los susurros.

Antes de su siguiente combate en enero de este año, Belfort evadió todo cuestionamiento sobre el posible uso de Terapia de Reemplazo de Testosterona (TRT). La controversia era mayor con Vitor. Si bien hay personas en el mundo afectadas por un bajo nivel de testosterona y encuentran necesario el uso del tratamiento, el uso de esteroides es una causa directa de niveles bajos de testosterona.

Al momento de subir al octágono ante el británico Michael Bisping, la diferencia en tamaño era obvia, visualmente era como ver una pelea de un peleador semicompleto (Belfort) contra uno de peso medio (Bisping) el resultado fue predecible, Vitor ganó por nocaut en el segundo asalto. Tres semanas después la UFC lo haría oficial, el brasileño había aplicado y obtenido una excepción para el uso TRT.

Este resultado coincidió con el cambio de postura de la UFC ante su uso. En la conferencia de prensa posterior a UFC 156 su presidente, Dana White, diría: “Se ha convertido en una manera de hacer trampa. Si tu nivel de testosterona es uno, pero estás entrenando en niveles extremadamente altos durante todo tu campamento y luego regresando a niveles normales antes de la pelea, eso es ilegal y no estoy de acuerdo. Hay muchos peleadores que tienen dones naturales y son talentosos. Si tus niveles de testosterona son muy bajos tal vez estás demasiado viejo para pelear, ¡deja de pelear!” Poco después, la comisión atlética de nevada haría un comentario directo sobre Belfort, diciendo que debido a su anterior uso de esteroides era poco probable que ellos le dieran una exención para el uso del tratamiento.

Lo cual nos lleva a este sábado. Vitor no ha tenido otra opción más que seguir haciendo público su uso de TRT, diciendo que no está apenado y que piensa que la UFC debe hacer público el nombre de cualquier atleta que lo usa, esto después de meses de usarlo y negarlo al ser cuestionado. Mañana enfrentará a uno de los mejores oponentes con los que se ha encontrado en el octágono y está en la posición más complicada de su carrera. Si pierde ante Luke Rockhold repetiría la historia de su carrera al volver a perder un combate ante un oponente de élite. Si gana, la opinión pública sin lugar a dudas creería que es por el uso de TRT. Un triste ocaso para un histórico al cual todos debemos estar agradecidos. El complicado y fallido legado de un “fenómeno”, que no es leyenda.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top