ENTREVISTAS

(VIDEO) Martín Bravo sobre Humberto Bandenay, “Esperemos un nocaut”

Por: Rodrigo Del Campo (@RodDelCampo)

A Martín Bravo no le importa el país de su nuevo oponente, Humberto Bandenay de Perú, quien reemplazará a Chris Gruetzemacher el 5 de agosto en la Arena Ciudad de México, pero si sabe la cantidad de palabras que se intercambian entre aficiones mexicanas y peruanas cuando se enfrentan estas dos naciones en el MMA.

“¡Ya no voy a poder ir a Perú!” dice Martín en tono de broma. “Voy a ser el rival en Perú. No me importa si es de Perú, de Brasil, si es Ruso, si es de Estados Unidos, yo quiero medir mi nivel con los más grandes atletas.”

El mexicano venció a Claudio Puelles en su debut en UFC, un combate de 155 libras que sirvió de final a la tercera temporada de The Ultimate Fighter Latinoamérica.

A pesar del cambio cercano de oponente, la pelea ante Bandenay se mantiene en 145 libras.

Tanto Bravo como su entrenador Raúl Arvizu, esperan una pelea dura y complicada ante el joven peruano, quien originalmente pelearía en México esta semana hasta que fue elegido por UFC para hacer su debut ante el ganador de The Ultimate Fighter Latinoamérica.

El aviso del nuevo oponente llegó a ellos el martes en la mañana, pero fue hasta el día miércoles que UFC terminó los trámites necesarios para poder ingresar al peruano a la promoción y poder hacer oficial el combate.

Sin importar esto, el trabajo ya inició para adaptarse al nuevo oponente.

“Es muy súbito y ya lo hemos estado viendo. Compañeros míos que iban a pelear con él ya lo habían checado y ya tenemos una estrategia y solo hay que seguirla” nos dijo Martín.

Para Bravo hay una ventaja clara, la altura de la Ciudad de México. Parte de un grupo de más de 10 peleadores que se están preparando para diversos compromisos, incluyendo cuatro en la misma función de UFC el 5 de agosto, el originario de Playas de Rosarito ya tiene varias semanas adaptándose y entrenando a los más de 2,000 metros de altura dentro las instalaciones del CNAR en la capital mexicana.

“Pienso que la ventaja es que estoy en México con mi gente y tengo días adaptándome a la altura. Como todo peleador sabe, es una presión muy grande. Me siento súper bien con el cardio.”

Aún con el cambio de oponente, y el respeto que se tiene ante este, la misión es la misma. Mantener el invicto profesional, tener el segundo triunfo en UFC y no dejar nada a las tarjetas.

“El Toro Bravo les va a dar una mejor versión de él cada vez. Esperemos un nocaut, o finalizar una pelea como siempre, nada en manos de los jueces.”

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top