NOTICIAS

UFC 241: En una tremenda guerra, Paulo Costa supera a Yoel Romero

Predecíamos una auténtica guerra y así fue.

Paulo Costa mantuvo el invicto profesional la noche del sábado en UFC 241, tras superar en una auténtica guerra a Yoel Romero en el main card de la noche. 

Con choque de guantes inició el primer asalto. Costa de inmediato tomó el espacio y empujó a Romero a la reja. 

El cubano soltó las manos y piernas para hacerse espacio, conectó una patada superior, buscó el derribo y cuando no pudo derribar, se separó con un uppercut.

Con un jab Costa mandó a la lona a Romero, cuando parecía que estaba en problemas una derecha del cubano mandó a la lona al brasileño, que se levantó sonriendo tras el intercambio. 

Romero tenía paciencia, Costa fallaba demasiado pero mantenía la presión. El recto de Costa entraba con facilidad y Romero iba al frente con una rodilla voladora sacudiendo.

Costa conectaba una rodilla ilegal, aunque no directa, que mandaba a Romero a la lona y rompía el flujo de la pelea, aunque el cubano podía continuar. 

Los contactos de poder seguían hasta el final del asalto, cuando ambos iban a la esquina exhaustos. 

Obviamente el segundo round bajaba el ritmo, pero ambos seguían soltando. 

Costa de nuevo iba al frente presionando, las combinaciones eran más cortas pero era movimiento sin parar. Romero era fluido y llevaba ya a Costa a su pelea más larga dentro del UFC. 

Por primera vez en su carrera profesional Paulo Costa llegaba a un tercer asalto. En la esquina de Romero, los entrenadores le decían que tenía que terminar la pelea, pensando que habían perdido los dos primeros asaltos. 

La presión era de Costa quien conectaba con la derecha ante los gestos de cansancio de Romero. 

En un buen momento de Costa, Romero estiraba la mano con los dedos rectos, picando accidentalmente el ojo izquierdo del brasileño, quien se recuperaba rápidamente. 

El breve descanso ayudaba. Romero no quería gastar energía y la lucha no llegaba. Aún cuando conectaba con poder con la izquierda, Romero no iba al derribo. 

La contienda se convertía en una guerra mental, ambos intentando mostrar que el castigo no era el que veíamos reflejado en sus heridas, que el cansancio no era el que sus bocas abiertas mostraba. 

Faltando un minuto ambos ponían las manos en la cintura, exhaustos. Costa buscaba poder y colocaba una patada derecha a la cabeza de Romero que seguía resistiendo hasta la campana, cuando todo el Honda Center se ponía de pie. 

Los jueces daban la victoria 29-28 en todas las tarjetas a Paulo Costa, que mantenía el invicto profesional y tenía su primera victoria por decisión en el MMA profesional. 

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top