ESPECIALES

Santiago Ponzinibbio y la pelea más importante del MMA Argentino

El 13 de septiembre de 2014 bastarían solo 80 segundos para la primera victoria de Santiago Ponzinibbio en UFC.

Ponzinibbio presionaba a Wendell Oliveira e intercambiaba salvajemente. Un gancho de izquierda sacudía a Oliveira, Santi olía sangre y soltaba todo, mandando inconsciente a Oliveira a la lona, quien despertaba con otro golpe de Ponzinibbio cuando Mario Yamasaki detenía la contienda.

Escalando la jaula, al argentino pedía la bandera que ahora la caracteriza, su nación por nacimiento Argentina de un lado, su nación adoptiva Brasil por el otro.

“¡Estoy de vuelta!” gritaba a todo pulmón en la cámara. “¡Vamos Argentina! ¡Vamos Brasil! ¡Vamos Latinoamérica!” cerraba antes de recibir la decisión.

La emoción de esta victoria tenía años de preparación detrás.

Había sido un camino larguísimo para su primera victoria en UFC, en su segunda pelea en la promoción. Empezando su carrera en casa, decidiría mudarse a Argentina para buscar mejor entrenamiento, sin hablar el idioma, sin dinero, y sin trabajo.

Tras años de trabajo duro, en el gimnasio y en cualquier labor que le permitiera tener el dinero para sostenerse, acumuló un récord de 18-1 para llegar a la segunda temporada de The Ultimate Fighter Brasil donde ganaría cuatro veces para llegar a la final.

Lamentablemente, no podría estar en la final. Una fractura en el brazo sufrida en la semifinal no sanaría a tiempo, y lo dejaba fuera del combate. Al llegar el debut, meses después de lo planeado, Ponzinibbio caería ante Ryan LaFlare, víctima de su emoción y un sobre entrenamiento que lo dejó fundido desde el primer asalto.

Hoy, Ponzinibbio se ha convertido en cita obligatoria para los aficionados del MMA en todo el mundo. El argentino se mudaría a la Florida para entrenar en American Top Team, donde ha mantenido la agresividad de su golpeo, su actitud frontal, agregando cada vez más habilidades a un repertorio completo de Artes Marciales Mixtas.

El éxito se ha mantenido a base de trabajo, coronado hace unos meses en Escocia donde tuvo su primer evento estelar frente al islandés Gunnar Nelson, noqueándolo en menos de minuto y medio, su cuarto nocaut en siete victorias.

Sin duda alguna este sábado Santiago Ponzinibbio tendrá la pelea más importante en la historia del MMA Argentino, y una de las más importantes del MMA Latinoamericano en habla hispana.

Ponzinibbio enfrentará a Mike Perry este sábado en la ciudad de Winnipeg, en Canadá, en un explosivo combate donde los intercambios, y tal vez un nocaut, estén garantizados.

Mike Perry es simultáneamente lo mejor y lo peor del MMA.

El exboxeador tiene todo el talento del mundo, una agresividad envidiable, desplazamientos inteligentes, una indeferencia total por su bienestar, y un poder que pocos pueden presumir en la división.

Esto lo ha llevado a un récord de 11-1 en MMA y 4-1 en UFC, con solo un extremadamente precavido Alan Jouban venciéndolo por decisión, y con todas sus victorias en el octágono por nocaut.

Pero a la vez, sigue siendo un peleador con tintes racistas en sus comentarios, y con un historial en redes sociales de este tipo de comentarios para probarlo, aunque haya corrido a borrarlos cuando obtuvo un poco de fama dentro del octágono.

Pero, para Ponzinibbio solo lo deportivo debe importar.

Una victoria ante Mike Perry lo pondría tal vez a una victoria más de poder pedir una oportunidad al cinturón welter del UFC, una de las divisiones históricamente más complicadas en todo el deporte.

La victoria sería su octava victoria en UFC, con tan solo dos derrotas. Esto lo pondría por encima de Érik ‘Goyito’ Pérez en marcas históricas de peleadores nacidos y criados en Latinoamérica que han llegado al octágono.

El originario de Guadalupe, Nuevo León, se fue de UFC a Combate Américas con un récord de 7-2, una marca de victorias que ningún peleador nacido y criado en México ha podido alcanzar en el octágono.

También, sería la sexta victoria en fila de Ponzinibbio, igualando la racha con la cual Yair Rodríguez inició su paso en UFC antes de caer en mayo pasado ante Frankie Edgar.

La responsabilidad es aún mayor para Santiago. Los planes de UFC para visitar Sudamérica en 2018 están avanzando rápidamente, con Argentina posicionado sobre Chile como el favorito por el momento para tener la primera función del octágono en un país de habla hispana en Sudamérica.

¿Qué mejor que llevar como estelar al “Rasta” con una pelea de contendiente a recibir todo el amor del público local que seguramente se volvería loco al verlo en casa con una pelea de alto perfil?

Esto no solo será positivo para Santi, también lo será para Argentina y el resto de Sudamérica. Una función en este país, con Ponzinibbio de estelar, podría abrir puertas para peleadores que estén cerca de la promoción como Marcelo Rojo, traer nuevos talentos, y probar al mundo lo que ya sabemos.

Que el MMA Sudamericano tiene talento, que el MMA Sudamericano puede vender, y que hoy, fuera de la terrible barrera de paga en televisión que había instalado Televisa, Sudamérica tiene que ser el mercado de habla hispana en el que centre el UFC en 2018.

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top