NOTICIAS

¿Qué hacer con Vitor Belfort?

Con cinco victorias contra dos derrotas desde su regreso a la UFC en 2009, estas dos ante Anderson Silva y Jon Jones, y agregado a la situación actual de la división media, la única pelea que hace sentido para Vitor Belfort, es una nueva oportunidad ante quien tenga el cinturón después del encuentro entre Chris Weidman y Anderson Silva en UFC 162.

Yushin Okami tiene una racha de tres victorias, pero ninguno de estos oponentes tiene la calidad de Michael Bisping y Luke Rockhold, las últimas dos victorias de Belfort. Una pelea de contendiente ante Jacaré Souza tiene un problema latente, él ha entrenado en varias ocasiones con Anderson Silva, y si este retuviera el cinturón en julio podrían no querer enfrentarse.

Es así que podemos llegar a la siguiente conclusión, Belfort merece, y debe, tener una nueva oportunidad al cinturón, pero el bagaje con el que sale el brasileño después de su pelea en UFC on FX 8 será difícil de ignorar.

“Para Vitor, por favor”, era John Morgan, periodista de MMA Junkie y USA Today, uno de los pocos que siguen a la UFC en todas las funciones alrededor del mundo, que comenzaba a hacer una pregunta. Desde el momento en el que habló Belfort volteaba la cabeza y señalaba con la mano al aire. “¿Qué tan frustrante es que cada vez que haces algo las personas solo te quieren preguntar sobre tu uso de testosterona y el papel que está jugando en tu vida? ¿Puedes hablar de eso?”, la respuesta de Vitor simplemente fue: “¿Alguien puede golpearlo por mí? ¿Puede golpearlo alguien? No estoy aquí para hablar contigo. Eres aburrido, eres aburrido, vete de aquí”. Poco después Morgan le preguntaría si merece la oportunidad al cinturón, “No voy a hablar contigo, lo siento. Habla con mi mano, hombre”.

Minutos antes en su entrevista en el octágono al alzarse con la victoria ante Luke Rockhold, el nombre más grande que ha derrotado desde que venció de manera accidental a Randy Couture hace nueve años, gritaba sin darse cuenta del sarcasmo inherente en su comentario “¡Soy más fuerte que nunca!”. El resurgimiento de Belfort se debe a dos cosas, un mejor y más enfocado entrenamiento, y el uso de la terapia de reemplazo de testosterona (TRT). No es el único en utilizarlo, Chael Sonnen, Dan Henderson, Frank Mir, “Rampage” Jackson y más lo han hecho, pero hay varios aspectos que han hecho que Vitor en particular se gane la antipatía de más de un aficionado, peleadores, comisiones y la prensa.

El brasileño dio positivo por esteroides en 2006 después de su combate ante Dan Henderson en PRIDE 32. En las reuniones con la Comisión Atlética de Nevada primero dijo que lo consumió por un complemento de venta sin receta. Después cambió la historia y dijo que un doctor en Brasil le había inyectado el compuesto sin él saberlo durante la recuperación de una lesión de menisco.

En enero de este año, previo a su pelea ante Michael Bisping, Brett Okamoto de ESPN preguntó a Belfort si había aplicado o consideraría aplicar por una excepción para uso de TRT. Una respuesta serpentina no haría más que levantar sospechas. No hizo un comentario a pesar de los constantes cuestionamientos. La implicación era clara, el uso de esteroides es una causa de la disminución de testosterona, y aquí teníamos a un peleador de 35 años que había sido atrapado usándolos y, ante los rumores, no quería confirmar su uso del tratamiento.

Al ser anunciados los resultados de dopaje de esa función la UFC lo hizo oficial, Belfort había aplicado y recibido permiso para usar TRT. El brutal nocaut que le había propinado a Bisping había sido bajo el uso permitido de testosterona. La Comisión Atlética de Nevada declaró que ellos no darían excepción de uso a un infractor previo, específicamente a Vitor. Dana White cambiaría públicamente su visión del TRT, diciendo que los peleadores que lo necesitan deberían de pensar en retirarse y declarando que hay peleadores quienes lo usan para hacer trampa, subiendo sus niveles de testosterona durante el entrenamiento y luego disminuyéndolos a niveles normales antes de sus combates. Un protocolo más estricto de pruebas se realizaría para los usuarios.

En la promoción de la pelea de anoche no le quedó más que hablar de esto, incluso mencionando que la lista de usuarios de TRT debería de ser pública. Pero al vencer a Rockhold con una perfecta patada de giro a la sien, Vitor sabía cuáles serían los siguientes cuestionamientos. Su declaración “¡Soy más fuerte que nunca!” no ayudaría en absoluto.

En la conferencia de prensa posterior se negó a hablar de TRT, se negó a hablar de Anderson Silva. No hizo más que dar vueltas y agradecer a su equipo. Belfort sabe cuales son las consecuencias inmediatas. El brasileño debería haber disfrutado del mejor triunfo que ha tenido en años, pero la angustia era notoria. Sí, ha ganado un lugar en la cima de la división, pero también sabe que su siguiente oponente tendrá la ventaja en la negociación y quien sea pedirá lo que cualquier oponente de Vitor pedirá, que la pelea se realice en Las Vegas y sin el uso de TRT. La historia de “El Fenómeno” crece, pero la mancha en su carrera, también.

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top