NOTICIAS

Las 10 defensas de Anderson Silva: Chael Sonnen

Después de tres defensas sin brillo y una amenaza por parte de Dana White, quien advirtió que Anderson Silva sería despedido si volvía a pelear como lo hizo en la pelea con Damian Maia, el campéon regresaba al octágono en UFC 117 en la ciudad de Oakland ante Chael Sonnen.

El retador, quien ya tenía fama de hablar más de lo debido, no escatimó en insultos, declaraciones racistas y ataques contra Silva, su manager Ed Soares y los hermanos Nogueira, grandes amigos y parte del equipo de Anderson. El campeón era visto en EE.UU. como una diva, un atleta presuntuoso, Sonnen aprovechó esto de la peor manera posible

Aún con todo el bagaje con el que comenzaba la pelea, Sonnen tenía una buena oportunidad. Silva había lucido desconcentrado, deslucido y desinteresado en sus últimas tres defensas. La lucha grecorromana siempre ha sido un gran antídoto ante el Jiu Jitsu, pero nadie esperaría el dominio que podía establecer Sonnen. En el primer asalto logró cimbrar al campeón y llevarlo al piso, dominando por completo.

Los dos siguientes asaltos contarían la misma historia, pero algo era claro, aún siendo dominado en el piso, Silva no presentaba señales físicas de ir perdiendo, al contrario, lo poco que se había intercambiado de pie, y lo que había logrado impactar aún estando de espalda con la lona, tenían maltrecho al retador. Durante el cuarto asalto Silva propinaba una cortada gigante en la ceja izquierda con un codo corto y preciso desde su espalda. Ensangrentado, cortado y agotado, Sonnen intentaría terminar el trabajo, solo tenía que terminar el quinto asalto.

“Is it too early for Chael to start celebrating?” Joe Rogan parecía estar con muchos aficionados que pensaban, y con buena razón, que la pelea estaba terminada y veríamos a Sonnen como el nuevo campeón mediano del UFC. Obviamente, nadie le dijo esto a Silva.

Faltando tres minutos para el final Sonnen estaba demasiado preocupado por hacer daño desde la posición superior, aún estando dentro de la guardia de Silva. No volvió a intentar mejorar su posición y fue aquí donde el campeón tuvo su oportunidad.

Anderson tomó control de la muñeca derecha de Sonnen, quien estaba en la guardia del campeón y atacaba solo con una mano. El campeón tomó un respiro y terminó de construir lo que el descuido del retador le regalaba. Después de un par de golpes certeros con la derecha al rostro de Chael, este último intentaba con todo bloquearlos utilizando la mano izquierda, cuando Anderson sintió esta mano cerca de él, tomó control, y con un fluido cambio, sin dejar la muñeca derecha de Sonnen que había tenido bajo su control por más de un minuto, desplazó su pierna izquierda al cuello del retador y encajó un triángulo perfecto. Faltaban dos minutos para el final del combate.

Diez segundos después, Sonnen se rendiría. Si el retador mostró al mundo las debilidades del campeón, Silva hizo lo mismo. Las cuatro derrotas de Sonnen en el UFC han sido por sumisión o nocaut, cuando la pelea se pone complicada y pasa un momento difícil para él, simplemente se rinde. Al ser detenido el combate Sonnen alegaría que jamás se sometió, aunque las repeticiones mostraban claramente que lo hizo. Pasaría años gritando a los cuatro vientos que había ganado este combate, tal vez siendo esto su terapia para no pensar en que estuvo a dos minutos de obtener el título y que en el único momento complicado para él, no tuvo el corazón para terminar. Cuando salieron a la luz las tarjetas, Sonnen había arrasado en los puntos.

Semanas después sabríamos que Sonnen había dado positivo a niveles elevados de testosterona en el examen de dopaje posterior al evento. En una audiencia ante la Comisión Atlética Estatal de California, declaraba que sufría de hipogonadismo y que tenía un permiso de doctor para utilizar Terapia de Reemplazo de Testosterona (TRT). En la misma audiencia mintió y dijo que la Comisión Atlética de Nevada y su presidente Keith Kizer le habían dado permiso para utilizar el tratamiento en otra ocasión y le habían dicho que no era necesario pedir un permiso para cada combate. En entrevista Kizer declararía que esta conversación era completamente falsa. El plan original del UFC era otorgar a Sonnen una revancha inmediata, el positivo por dopaje anularía este.

Medio año después Sonnen se declaraba culpable a lavado de dinero en un caso relacionado a un fraude hipotecario. El crimen que cometió fue tan grave que la sentencia podía haber sido de 20 años, aunque esta quedó en tan solo dos años de libertad condicional después de que testificara en contra de otras personas involucradas.

Tres años después de su primer encuentro Anderson Silva se prepara para su décimo primer defensa. Chael Sonnen tiene un récord de 2-3 desde ese día y en cuatro peleas de campeonato una en WEC y tres en el UFC, jamás ha obtenido un triunfo.

 

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top