ESPECIALES

Esquina Neutral: Ronda Rousey vs Cris Cyborg

CORTESÍA: INVICTA FC

Por: Rodrigo Del Campo (@RodDelCampo)

Este miércoles Dana White hizo lo que se conoce como un ‘car wash’ en el canal Fox Sports 1 en Los Ángeles, apareciendo en varios programas para anunciar el regreso de Ronda Rousey a la organización, enfrentando a Amanda Nunes en UFC 207 el 30 de diciembre.

Cuestionado por Colin Cowherd sobre una pelea ante Cristiane ‘Cyborg’ Justino, White declaró que Rousey quiere la pelea y que de ganar el cinturón ante Nunes la pelea ante Cyborg pasaría.

Horas después con Jason Whitlock, quien entrevistó a Justino la semana pasada en su programa, volvió a decir que eventualmente pelearían.

¡Cómo cambian los tiempos!

Hace algunos años, de manera risible, White mantenía firme la creencia que Cyborg tenía que llegar a 135 libras o jamás pelearía con Rousey, a pesar de que Tito Ortiz y todo el equipo de management de Cyborg declaraban que era imposible.

Al mismo tiempo, el presidente del UFC se burlaba del físico de la brasileña, insultándola al decir que “parece Wanderlei Silva en un vestido” y poniéndose de pie para una “demostración” en lo que tiene que ser uno de los puntos más bajos, deplorables y tristes en toda la carrera de White, para rematar diciendo que “estaba llena de esteroides”.

Mientras Ronda Rousey, quien por un lado mandaba un mensaje anti-bullying, de respeto al cuerpo de la mujer cual fuera su forma en especial en el cine de los Estados Unido, y de poder femenino, mientras no cesaba de insultar a Cyborg.

“Esta chica ha estado tanto tiempo en esteroides y se ha inyectado tanto que ya no es una mujer, es un ‘eso'” dijo Rousey a Yahoo! hace unos años.

El postivo de Justino fue en 2011. Al día de hoy, de acuerdo a la base de datos pública de USADA, tanto Rousey como Justino han pasado 12 controles de dopaje aleatorios sin un solo problema.

¿Qué ha cambiado? Cuatro cosas en específico.

Primero, al mundo le ha quedado claro que no solo Justino no puede llegar a 135 libras, literalmente se está matando para dar las 140 libras arbitrarias que ha puesto UFC para sus dos peleas en el octágono.

Segundo, Cyborg ha sido un éxito con los medios y afición que aún no la conocían. Su pelea ante Lina Lansberg dio a UFC el noveno mejor rating en TV para una cartelera Fight Night en los últimos tres años.

Tercero, Rousey ya no tiene una racha que proteger, y con Holm y Tate perdiendo el cinturón pase lo que pase con Rousey en su combate ante Nunes, hoy la verdadera pelea de dinero es ante Justino.

Cuarto, en este mundo donde Conor McGregor hace lo que quiera, ¿cuál es el impedimento? Si todo sale conforme a plan con UFC 205, el irlandés tendrá cuatro peleas en tres divisiones en los últimos 11 meses, con cada una vendiendo más de un millón de pagos por evento en Estados Unidos.

Normalmente cuando aficionados o medios dicen que UFC “se parece cada vez más al boxeo”, exageran. En este caso no estarían mal.

Mayweather vs Pacquiao fue un bodrio que llegó demasiado tarde. Gennady Golovkin y Canelo Álvarez tendrían que enfrentarse a más tardar en 2017 para que no pase lo mismo.

La fecha de expiración para Ronda Rousey vs Cristiane Cyborg Justino está cerca. Hoy mi miedo no es que la pelea no se haga, es que simplemente sea demasiado tarde para que importe.

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top