Indiscutido

NOTICIAS

José Aldo retiene el cinturón pluma del UFC

El característico piano de “De México a La Habana” acompañaba al retador Ricardo Lamas. De herencia cubana y mexicana, había pedido oportunidad al cinturón del brasileño José Aldo desde hace más de una año y por fin llegaba la noche esperada.

José Aldo, el único campeón pluma que ha conocido el UFC, llegaba mejor preparado que nunca después de hacer campamento con su compañero de equipo Renan Barao y el legendario BJ Penn.

Desde un inicio Lamas salió a la ofensiva. Aún en la etapa de medición Lamas comenzó a atacar con las patadas bajas, arma normalmente utilizada por el campeón.

Faltando dos minutos para terminar el asalto el campeón encontró la distancia. La primer combinación cimbraba a Lamas en la pierna y el rostro.

Al inicio del segundo asalto se notaba más cómodo al campeón. Lamas hacía contacto pero en igual número de ocasiones conectaba al viento. Aldo parecía tener la distancia medida y comenzaba a hacer daño, especialmente con la patada baja que ya mermaba la movilidad de Lamas.

En el descanso entre asalto la esquina de Lamas le pedía aumentar el ritmo, subir la presión y retar el cardio de Lamas.

Lamas empezó duro el tercer asalto y acercando la distancia en un intento por estar dentro de la guardia de Aldo, pero la técnica del campeón era impecable.

Aldo cubría las patadas a la perfección y era paciente, contrarrestando de manera precisa y limpia, haciendo daño y puntos ante los jueces.
José Aldo llegaba al asalto donde normalmente tiene problemas en su acondicionamiento, el cuarto. Víctima de fuertes cortes de peso para llegar a las 145 libras los cuales complican su acondicionamiento.

Su esquina le advertía que Lamas saldría a probarlo y así sería.
Por primera vez en la noche Lamas intentaba el clinch y el derribe en la reja, intentando cansar los músculos de Aldo y tomar ventaja, pero Aldo terminaba sobre el retador en el piso.

Cerca de un sometimiento el retador tomó calma y con Aldo en la espalda defendió la ‘mata león’ como se debe, con control de muñeca y paciencia.

Lamas sabía que iniciando el quinto asalto se encontraba detrás en las tarjetas y obligado a terminar para poder vencer al campeón, pero se vería rápidamente con desventaja en el piso.

Aldo no hacía mucho por ganar en el piso, pero el simplemente bloquear a Lamas en el la lona mientras el reloj se extinguía era suficiente.

Faltando dos minutos para el cierre una barrida ponía a Lamas sobré Aldo dentro de la guardia del campeón dando el mejor momento de la pelea para el retador, pero la ofensiva no era suficiente y el esfuerzo era muy poco muy tarde.

Las tarjetas respaldarían lo que vimos. José Aldo defendía exitosamente su cinturón con puntuaciones de 49-46 en todas las tarjetas.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top