Indiscutido

ENTREVISTAS

Jorge Masvidal: “Estoy en la mejor condición de mi vida”

Perdido en el barajar de los talentos importados de Strikeforce al UFC, está Jorge Masvidal. Tal vez el nombre no les sea familiar, tal vez el apodo “Gamebred” les sea más conocido. Si alguna vez se perdieron en YouTube viendo peleas de Kimbo Slice, seguramente lo reconocerán. Más joven, con el cabello largo, peleando en jardines traseros desconocidos para el beneplácito de la Internet

“Gamebred”. El término viene de la crianza de perros de pelea y, aunque claramente nadie en su mente correcta puede estar de acuerdo con las peleas entre perros, el apodo le queda perfecto. El perro de pelea está entrenado para ir siempre hacia adelante, siempre atacar, siempre sin miedo, como Jorge.

“Yo soy un peleador latino, así como todos los peleadores latinos cuando entro al ring me tienen que matar. Cuando entro al ring es a muerte. No es un deporte, es una vida, y cuando entro ahí, solo pierdo si me mandan a dormir, yo nunca voy para atrás.

“Viene de ser latino y de mi crianza, la comunidad en la que estaba. Cuando hay una discusión vamos a terminar físicamente. Tu dices ‘no’ yo digo ‘sí’ y terminamos peleando. Así es desde chico, 4, 5, 6 años, uno se cría así”.

Jorge hizo su debut profesional con tan solo 18 años de edad, ligando cinco victorias en fila. Llegó a Strikeforce cuatro años después, donde peleó y ganó un par de ocasiones, pero no fue hasta su segunda incursión en esta promoción en 2011 cuando las cosas comenzaron a tomar orden. Dos victorias consecutivas, decisiones ante Billy Evangelista y K.J. Noons, le abrían la puerta para retar a Gilbert Melendez por el cinturón ligero de Strikeforce, combate que perdería por decisión unánime.

Es aquí donde su momento se detiene por completo. Acostumbrado a pelear 3 o 4 veces al año, el inminente final de Strikeforce no lo permitiría. El cierre de la promoción comprada por la compañía madre del UFC, Zuffa  -justo cuando Masvidal comenzaba esta última racha- ponía la fecha de cierra en noviembre de 2012. Lesiones movieron el evento planeado para esa fecha hasta enero de 2013, siendo este evento indispensable para que la promoción terminara sus obligaciones contractuales y pudiera cerrar sus puertas. Jorge, quien había peleado en julio de 2012, tendría que esperar nueve meses para su debut UFC.

Abril de 2013 vería la primera victoria de Masvidal en el evento UFC on FOX 7 ante Tim Means, pero no había sido un gran combate para él. Se sentía aletargado, le había costado trabajo emocionarse o ponerse nervioso previo a la pelea tras bambalinas. El descanso no le había hecho bien, “el dinero era una complicación. Si no estoy peleando tengo que hacer otras cosas para hacer dinero, pero ahora que estoy aquí en el UFC ese problema se fue”.

En la incertidumbre de un nuevo combate, una bendición. La pelea entre Michael Chiesa y Reza Madadi tenía problemas después de que este último no pudiera obtener una visa laboral para pelear en Seattle, Masvidal no lo pensaría y aceptó la oferta para reemplazarlo a tan solo tres meses de su más reciente combate. Hoy, con un renovado enfoque y la anticipación a la función, el producto del gimnasio American Top Team en Coconut Creek, Florida, dice haber tenido el mejor campamento de su carrera.

“Tuve el mejor campamento de mi vida, me siento excelente. Es más fácil para mí cuando me mantengo activo, entreno más, mi peso se mantiene.

“Los entrenamientos fueron similares, la sesiones fueron similares en tiempo y días a otros campamentos, pero hubo una diferencia en como entré y salí cada día. Mi peso estuvo mejor, pude hacer más rounds, tengo más energía. No estaba explotando. Por ejemplo, en otro campamento hacía 5 rounds de guantes esta vez hice 8 o 9. Estoy en la mejor condición de mi vida y todo es gracias a que mi cuerpo nunca estuvo sin condición”.

A sus 28 años es posible que Jorge esté llegando a su mejor momento a pesar de la cantidad de peleas que ha tenido en su carrera profesional. Su edad es cercana a la edad en la cual muchos atletas de MMA, a diferencia del boxeo u otros deportes de combate, han logrado la madurez atlética y técnica para encontrar el éxito. “No sé si sea la edad exactamente o que todo cayó en su lugar. Desde los 24 o 25 años me sentía muy bien, tu ves a los campeones latinos que tenemos en el boxeo que salen campeones muy jóvenes, pero en MMA no tenemos la carrera amateur tan larga que llegan a tener ellos. Aquí pasa mucho tiempo para tener las bases de la pelea y aplicar todo tu conocimiento, es más tiempo para poder utilizar todo junto en un combate”.

A tres días de volver a pisar el octágono del UFC Jorge debe ser cuidadoso. Michael Chiesa tiene mucho más que ganar en una victoria ante él y una derrota sería devastadora para sus esperanzas en la división. Por lo pronto, de manera seria o como un muy bien cuidado bluff, alega no saber nada de su oponente de este sábado, pero la manera en la que Chiesa trató al compañero de Jorge, Anton Kuivanen, cuando se enfrentaron en febrero dejó una marca en Masvidal, quien tiene una advertencia para él: “No sé mucho de él. Como persona no me cae bien para nada, le quiero meter un martillo en la cabeza”.

 UFC on FOX 8 se llevará a cabo este sábado 27 de julio en el Key Arena de la ciudad de Seattle, Washington.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Jorge Masvidal: "Me están dando un cheque fácil" | Indiscutido

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top