Indiscutido

NOTICIAS

Jon Jones supera el mayor reto de su carrera

Jon Jones rompió la marca de defensas consecutivas en la división semicompleta del UFC con seis victorias y se convirtió en solo el cuarto peleador en la historia en ganar diez peleas consecutivas en el octágono esta noche al derrotar a Alexander Gustafsson en el Air Canada Centre de Toronto, Ontario.

Lo que muchos pensaron sería una simple pelea de trámite se convirtió en el reto más grande en la carrera del campeón cuando Gustafsson demostró que su golpeó era superior, su defensa de derribo impecable y logró en el primer asalto lo que nadie en la carrera del campeón había logrado hacer, derribarlo.

Abajo en el primer asalto y superado con los puños, Jones comenzó a trabajar la pierna izquierda del retador, golpeando con patadas de martillo la rótula, de arriba hacia abajo, y con patadas internas con la pierna derecha, enrojeciendo la zona y logrando un notable cojeo en Gustafsson que perdía un poco de velocidad al circular en el octágono, pero la situación se equiparaba con un corte que el retador había logrado sobre la ceja derecha del campeón, herida que iría trabajando toda la noche, abriéndola cada vez más, cegando a Jones con su propia sangre.

La pelea pasaría de reto a leyenda, invadiendo los terrenos propios de una pelea digna del premio a “Pelea del Año” y un combate que vivirá en la memoria de la afición del MMA y el UFC como uno de los más grandes en la joven historia del deporte.

El entrenamiento con uno de los mejores luchadores del UFC, Phil Davis y el entrenador Eric del Fierro, marcaba la diferencia en la noche. Gustafsson negaba todos los intentos de derribo del campeón y mostraba que el alcance y sobre todo la distancia que puede abarcar al circular una persona más alta que él, eran el talón de Aquiles de Jon Jones.

Con el corazón por delante el campeón y retador dejaron absolutamente todo por 25 minutos. Gustafsson jamás dejó de empujar o proponer, pero en el cuarto asalto Jones lo impactaría con un codo de giro y una rodilla que doblaba las piernas del sueco pero con todo lo entregado no tenía energía para terminar el combate, perdiendo la única oportunidad que tuvo en toda la noche para hacerlo.

Al llegar al quinto asalto ambas esquinas sabían que tenían que terminar al oponente o dominar claramente. El campeón fue más claro, hizo más daño y logró, aunque por poco tiempo, su primer derribe de la noche, robando las tarjetas. Con toda la arena de pie, campeón y retador se combinarían para conectar de manera significante 244 veces, 134 para Jones, 110 para Gustafsson, un récord histórico en peleas de campeonato del UFC.

La decisión fue definitiva, aún cuando la pelea no lo era, 48-47, 48-47 y 49-46 las tres tarjetas irían para el campeón, quien retenía por sexta ocasión el cinturón y rompía la marca de cinco defensas en la división establecida por Tito Ortiz en noviembre de 2002.

“He pedido una pelea fuerte y complicada por mucho tiempo, por fin tuve la pelea que he pedido” declaraba un exhausto, sangrante y golpeado Jones. Por primera vez en su carrera veíamos al campeón ser obligado a bajar y salir del octágono ayudado por su esquina.

“Simplemente fue un peleador muy fuerte. Pasé mucho tiempo boxeando en mi campamento, tal vez eso no fue la mejor idea. Debería de haber sido como el agua y tener mayor versatilidad. Me quito el sombrero ante Alexander, por mucho fue mi pelea más complicada y tuve que usar mi espíritu guerreo esta noche. Eso me hace más feliz que obtener la victoria”.

Por su parte Alexander Gustafsson aceptaba el resultado, “Voy a aprender de esto y regresaré mucho más fuerte. Estoy comenzando mi carrera y me faltan muchas peleas”.

Hace unas semanas, después de una actuación sin brillo, la promoción nombraba a Glover Teixeira como retador al ganador de la pelea de esta noche. Con el resultado de esta noche la opción lógica, y la que la afición y el retador se merecen, es una revancha inmediata.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top