ENTREVISTAS

Horacio Gutiérrez: “No hay excusas”

El mexicano Horacio Gutiérrez habló en exclusiva con Indiscutido sobre la derrota ante el peruano Enrique Barzola en la final de The Ultimate Fighter Latinoamérica en UFC Monterrey.

“Ya todo regresó a la normalidad. Fue un año durísimo, el TUF, la final…” nos dice Horacio Gutiérrez desde Guadalajara, Jalisco, donde planea pasear las fiestas de fin de año. “Ya estoy en casa, estoy de vacaciones disfrutando a mi familia pero no de vacaciones al 100 pero me quedó la espinita y sigo entrenando. Ahorita estoy haciendo pesas, yendo al box, haciendo Jiu Jitsu, no al 100 como para entrenar, me estoy dedicando más a aprender, tomándome mi tiempo”

Así han sido las semanas posteriores para Horacio Gutiérrez después de su debut en el UFC el 21 de noviembre en la ciudad de Monterrey, Nuevo León ante el peruano Enrique Barzola en la final de 155 libras de la segunda temporada de The Ultimate Fighter Latinoamérica, donde cayó por decisión unánime en una pelea irreconocible donde fue dominado de inicio a fin.

La espera entre la grabación de la temporada y la final fue larga. En la casa Gutiérrez enfrentó a los dos peleadores más complicados de la división ligera, venciendo en una decisión apretada a Daniel ‘El Cazador’ Salas y finalizando a Polo ‘Toro’ Reyes. Estas victorias se sumaban a una racha de casi cinco meses con mucha actividad para el mexicano, pero entre la pelea semifinal y la final en Monterrey pasaron más de siete meses. Para él, esto no es razón para el desempeño que tuvo ante Barzola.

“La verdad no hay excusas. Claro que me hubiera gustado que fuera de corrido, venía muy calientito, había peleado muy seguido. Peleé en octubre y noviembre de 2014, en enero de 2015 peleé box, en febrero contra (Sergio) Drako y luego las dos de la casa de TUF. Traía seis, siete peleas, una cada mes. Me sentía con muchos reflejos, me sentía cómodo peleando y fueron siete meses sin pelear que si te oxida un poquito pero no es excusa, mi contrincante tampoco pudo pelear.”

Las estadísticas de esa noche dan una imagen clara de lo sucedido. Barzola, con su experiencia en lucha, alentó el combate y derribo a Horacio cinco veces en nueve intentos durante tres asaltos, controlando por completo la pelea. Conectaría 38 golpes significantes, es decir golpes en rango, pero en total conectaría 173 golpes por tan solo 16 totales de Gutiérrez. El análisis por parte de Gutiérrez y su equipo no tardó y con ello vino una dura auto crítica a su desempeño.

“Mi entrenador y yo vimos la pelea y creemos que el que estaba peleando no era yo. Ese no era Horacio Gutiérrez, el que yo soy. Yo salí esa noche y la verdad no te puedo dar una excusa. Estaba parado frente de él y no tenía distancia, tiraba mis golpes largos, no le atinaba. Cuando él me quería tumbar me tomaba y me tiraba fácilmente. Yo estuve en Chicago entrenando tres meses con peleadores experimentados. Los defendía, estuve entrenando muy duro. Esa noche ‘Fuerte’ me tocaba y no me podía levantar.

“Lo que yo iba a hacer era castigarlo arriba y que no me tumbe. Me tumbaba y no me podía parar, como si fuera nuevo. En la esquina me daban instrucciones, ‘hazle finta, va a entrar al shoot y vienes con los uppercuts o las rodillas’ . Eso me contaron porque yo era un nuevo, como mi debut, no escuchaba. Estoy muy triste, decepcionado con mi actuación. Ese no soy yo pero estoy consciente de que me voy a sacar esa espinita y voy a regresar muy fuerte.”

“Excusas hay miles pero no. No di el resultado y no voy a dar ninguna excusa. Perdí y perdí bien.”

Desde la transmisión de The Ultimate Fighter Latinoamérica, y durante la semana de la pelea, Gutiérrez fue uno de los peleadores más polémicos de esta segunda temporada. Sus palabras y su actitud le ganaron aficionados y detractores por igual. Sus acciones en los dos careos previos a la pelea, en el día de medios y durante el pesaje, desataron una guerra de comentarios entre aficionados mexicanos y peruanos.

Para el mexicano lo creado alrededor del combate no causó una presión que afectara su desempeño, y da todo el crédito a Barzola y su estrategia.

“Estoy seguro que no (afectó) porque ustedes me conocieron en el show y a mí me gusta eso. Me gusta que se ponga calientita la pelea. Yo soy de sangre caliente, me ponen de frente al rival y yo me caliento, me gusta, me gusta verlo a los ojos. Lo he hecho toda mi vida y no me afectó. Esperé tanto tiempo ese día, tantos años de mi vida, -llevo 10, 11 años entrenando- que de repente desperté y estaba en el vestidor para salir a pelear.

“Me ganó muy bien, hizo una estrategia perfecta. Me peleó a distancia y me tumbaba, pero no era yo. Yo defiendo, me paro, los lastimo, los tumbo. No tuve ningún buen momento en la pelea. Estaba tirado en el suelo, el ‘Fuerte’ pegándome y yo estaba pensando en otra cosa. Fue algo increíble. Tan buena temporada hice. Peleé contra los dos mejores (Daniel Salas y Polo Reyes), tuve un nocaut y que en la final me haya quedado congelado…no sé…”

Durante el análisis al combate, Horacio y su entrenador Roberto Ramírez también vieron de cerca la preparación previa a la pelea, la primera que han perdido desde que el mexicano se mudó a la ciudad de Chicago para entrenar en el gimnasio ‘Chicago Fight Team’.

“Excusas hay miles pero no. No di el resultado y no voy a dar ninguna excusa. Perdí y perdí bien, ‘Fuerte’ fue superior y su estrategia fue perfecta. Hicimos un campamento increíble. Se siente feo, Roberto y yo tenemos unas 12 peleas juntos entre MMA y boxeo juntos, siempre con la mano arriba, siempre felices, contentos. Es la primera vez. Pagamos una por muchas de felicidad. Nuestro campamento fue increíble, me trajo luchadores de muchos lugares a ayudarme, peleadores del peso y la complexión del ‘Fuerte’, me llevaba a las terapias. Me ayudó en todo y es el mejor entrenador. Por eso sigo con él y voy a seguir. Lo que pasó fue mi desempeño. No pude hacerlo.

“Lo que platicamos mi entrenador y yo es que no me voy a morir. No puedo estar llorando por esa pelea. Yo creo que hubiera estado muy triste si no hubiera hecho lo que tuviera que hacer entrenando. Ningún día salí, ningún día me desvelé. Mi dieta todos los días bien. Me iba a correr cansadísimo, no me importaba, me iba a nadar enojado pero lo hacía. Entrené como nunca en mi vida pero no puedo estar triste. El ‘veinte’ obviamente ya me cayó. Estoy triste, ¡que más quisiera que ser ‘The Ultimate Fighter y tener el contrato! Pero ni modo. Viene otra oportunidad y vamos a sacarla adelante. Me queda esta experiencia. Ya estuve en el UFC, ya probé tres rounds y estoy seguro que estaré más cómodo en la que sigue.”

El apoyo por parte de su entrenador y su familia ha sido total. Terminando la pelea el padre de Horacio le dio palabras de apoyo para que siguiera su carrera. Su entrenador Roberto Ramírez también, pidiéndole al peleador que esta no fuera su última pelea y que se levantara para buscar más combates. La respuesta de Horacio esa noche fue clara, “Yo le conteste que obvio. Esto era un paso, yo quiero estar en el UFC, quedarme en la promoción y ser campeón”.

La segunda oportunidad en el octágono para Horacio Gutiérrez, llegará. El contrato de The Ultimate Fighter para los participantes les da tan solo una pelea en caso de que sean finalistas o que el UFC les de una oportunidad de debutar, pero el peleador mexicano ha confirmado a Indiscutido que la promoción ya está en contacto con su representante para hacer un nuevo acuerdo y tenerlo de vuelta en acción, por lo cual no ha detenido en ningún momento su entrenamiento y se enfoca en mejorar sus habilidades.

“A mediados, máximo a finales de enero quiero regresar a Chicago para seguir entrenando. Lo que sabemos de UFC es que sí nos van a dar contrato. No tenemos pelea, no tenemos fecha, pero queremos estar listos. Como no tenemos fecha me quiero ir a Chicago desde ahorita y empezar a trabajar la lucha, pero sin presión. Siempre ha sido ‘ya viene la pelea en tres semanas. A ver, que no te tumben’. Quiero aprender más cosas, estar más relajado. Sin compromisos y seguir aprendiendo, y cuando venga la pelea, estar listos.”

La pelea entre Horacio Gutiérrez y Enrique Barzola se convirtió en la más discutida por la afición después de UFC Monterrey. Horacio ha recibido mensajes positivos y negativos durante estas semanas. El mexicano agradece el apoyo, pero sin importar este, quiere representar a los mexicanos y buscar su primer victoria en el UFC en una nueva oportunidad.

“A los que me apoyan, muchas gracias. He recibido cientos de mensajes de ustedes. A los que no les caigo bien, siguen siendo mexicanos y yo me subo con orgullo con esa bandera. Al final nos subimos juntos a la jaula con esta bandera, no importa. Estoy contento porque tengo mi oportunidad en el UFC y van a ver que no los volveré a decepcionar, eso se los prometo. Me conozco como peleador y si lo hago como lo he hecho toda mi vida, voy a salir con la mano en alto.”

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top