ESPECIALES

Esquina Neutral: Las 145 libras y Cyborg Justino

Por: Rodrigo Del Campo (@RodDelCampo)

Distintos factores entraron en juego, pero una cosa es innegable tras el anuncio que coloca a Holly Holm y Germaine de Randamie en la primera pelea de cinturón de 145 libras femenil en la historia de la promoción en UFC 208 el mes de febrero.

La mejor peleadora en la historia de ese peso, el estandarte de la división, Cristiane ‘Cyborg’ Justino, cubre con una sombra monumental ese combate.

¿Qué sucedió? ¿Porqué no esperar a Cyborg para inaugurar este cinturón cuando ella ha declarado que quería esperar a recuperarse hasta marzo?

UFC tiene obligaciones comerciales que cumplir. Con la compra por parte de WME-IMG la primera meta de los nuevo dueños será la nueva negociación de derechos televisivos y cumplir metas financieras. Pero no pueden llegar a esto con eventos cancelados.

En octubre ya se canceló un evento en Manila, y hace unas semanas se recorrió el primer evento numerado del año, de enero al 11 de febrero con UFC 208.

El contrato actual de UFC con la cadena FOX termina en 2018, pero hay un primer periodo de negociación a finales del año entrante, al cual la promoción quiere llegar lo más fuerte posible. Ari Emmanuel, coCEO de WME-IMG tomó parte en las primeras negociaciones con FOX hace unos años como consultor. De acuerdo al Sports Business Daily, el nuevo acuerdo buscará 450 millones de dólares anuales por los derechos de transmisión de UFC, un incremento bárbaro ante los 115 millones de dólares en promedio anual que paga FOX en el trato actual.

Esta parte, tiene bastante que ver con lo que sucede hoy con UFC 208.

¿La primera razón para cerrar Holm vs de Randamie? Los boletos salen de UFC 208 a la venta esta semana y UFC no había podido cerrar una sola pelea de campeonato para el evento.

Por eso tendremos dos peleadoras de 135 libras, una de ellas con dos derrotas en fila, peleando por el cinturón de una división que hace apenas unas semanas Dana White declaraba una vez más que no iban a crear.

El plan sigue siendo que la pelea estelar de la función sea la unificación del cinturón pluma entre José Aldo y Max Holloway, pero puedo confirmarles que se han encontrado con dificultades para poder colocar el combate en esta cartelera.

También se negocia un combate entre Khabib Nurmagomedov y Tony Ferguson, pero a pesar de que el campeón ligero Conor McGregor quiere tomarse 10 meses de descanso tras cuatro peleas en 2016 y el próximo nacimiento de su primer hijo, UFC pensará largo y tendido antes de hacer este combate uno de cinturón interino, lo cual forzaría a McGregor a unificar con ellos antes del combate que realmente generará dinero, una tercera parte ante Nate Diaz.

Segundo, Cyborg nunca ha sido la peleadora más fácil de tratar, hasta Shannon Knapp en Invicta ha tenido problemas con ella después de anunciar lo que se esperaba era su primer pelea en 140 libras. Knapp declaraba que estaba pactada y minutos después en redes sociales Cyborg negaba haber firmado.

No ayuda en absoluto el trato público que le ha dado Dana White por años a la brasileña, del cual ya hemos hablado en este espacio. Las últimas semanas han sido más de lo mismo.

Tercero, y más importante. UFC ya se dio cuenta que este cinturón abre posibilidades importantes.

Se han dado cuenta después de dos peleas de lo que puede generar Justino, tanto economicamente como en medios de comunicación. Lo evitaron por años, pero eso no previno que la brasileña se convirtiera en una peleadora que genera dinero e interés.

La oportunidad más grande se abre si las estrellas se alinean y tanto Ronda Rousey, en UFC 207 ante Amanda Nunes, y Holly Holm en UFC 208, logran coronarse. Si la revancha entre ambas puede ser el combate más grande en la historia del MMA femenil, como ‘campeona vs campeona’ la promoción hacia los aficionados casuales sería invencible.

Pero el verdero culpable de que UFC 208 habra la división pluma sin Cyborg, son las dos peleas sin sentido que realizó la brasileña en un peso pactado de 140 libras ante Leslie Smith y Lina Lansberg.

Había una necesidad de debutar a la brasileña, más porque desde hace un tiempo ella ya tenía un contrato con la empresa madre de UFC, ZUFFA, que le permitía pelear en Invicta FC. Pero no había una necesidad de hacer un peso pactado.

Se pudieron hacer un par de “eventos especiales” en 145 libras, como se hizo en 125 libras hace unos meses con Joanne Calderwood y Valerie Letourneau en Canadá, para medir su impacto y analizar si era necesario crear una división alrededor de ella o no.

Problemas de negocios, problemas personales entre White y Cyborg, solo crearon una situación particular. Al terminar UFC 208, sin importar quien gane, el cinturón de 145 libras de Invicta FC en posesión de la brasieleña, será el verdadero cinturón de la división.

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top