Indiscutido

NOTICIAS

Chris Weidman sorprende al mundo

El mensaje del retador era claro. Con “I won’t back down” de Tom Petty, Chris Weidman salía a su oportunidad de oro. Con solo nueve combates en su carrera, cinco en el UFC, le llegaba la oportunidad de su vida, buscar un cinturón del UFC ante el más grande de todos los tiempos. Anderson Silva cerraba con las apuestas más cerradas en su carrera. Todos sabíamos que la lucha grecorromana es lo que más afecta a Silva y los apostadores pensaban que Weidman tenía una oportunidad ante él.

Al iniciar el combate Silva se negaba a chocar guantes con Weidman. Antes de 30 segundos Weidman tenía al campeón en el piso. Silva intentó defender pero Weidman simplemente tomó su espalda y lo giró para entrar a media guardia, intentando hacer daño con ground and pound. Los gritos de “USA, USA, USA” lo alentaban.

Los golpes que Weidman propinó afectaban a Silva. El retador intentó un gancho de talón pero el campeón escapaba, perdía la posición y regresaban a la pelea de pie. Silva se pegaba a la reja y le decía con la mano que fuera a él, intentando desesperarlo y sacar al retador de su juego, el cual le estaba dando el primer asalto.

Fanfarroneando, intentando la humillación como táctica y con el peor deportivismo que ha exhibido en su carrera en el octágono, Silva intenta que Weidman desesperara y se desviara de su plan, buscando que le entregara la pelea. Tentando el destino, Weidman conectó una mano izquierda que llevó al campeón al suelo, ya desconectado de todo sentido, Weidman se lanzó con todo y volando al piso impactó con todo su peso el mentón de Silva que estaba fuera. Herb Dean detenía el combate al haber transcurrido 1 minuto y 18 segundos del segundo asalto.

Las comparaciones con la peor época de Anderson Silva no se hacen esperar, pero Weidman no es Thales Leites, no es Demian Maia, no es Patrick Côté. Con uno de los mejores equipos en el mundo, conformado por Ray Longo, Matt Serra, Renzo Gracie y John Danaher, Weidman no se dejó intimidar, no perdió foco, no desesperó y sorprende al mundo del MMA que pierde a la estrella más grande de su firmamento.

Anderson Silva pierde por primera vez desde enero de 2006. La racha de defensas termina en 11. Las dos sorpresas más grandes en la historia del UFC se quedan en casa, Matt Serra el maestro de Chris Weidman sorprendió al mundo venciendo a Georges St-Pierre. Hoy, su pupilo, aquel que aún antes de ingresar al UFC presentaría como un futuro campeón, lo vuelve a hacer.

Chris Weidman es el nuevo campeón indiscutido medio del UFC.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top