Indiscutido

ENTREVISTAS

Chris Weidman: “Cállate y pelea”

“Todo ha sido muy ocupado, pero me mantengo con una actitud positiva. Lo único malo es que usualmente duermo muy bien, pero creo que toda la adrenalina de la pelea todavía me tiene despierto en las noches, no he dormido, anoche dormí una hora. Estoy cansado pero todavía lo estoy disfrutando”.

Han sido tres días de locura para el nuevo campeón medio del UFC, Chris Weidman. Después de derrotar a Anderson Silva el sábado pasado en UFC 162, rompiendo las rachas de defensas y victorias consecutivas de la promoción ostentadas por el brasileño, ha pasado los días dándose a conocer, atendiendo a los medios y recordando el momento de la victoria.

La atención se centraba en él, varios expertos y peleadores pensaban que Weidman tenía grandes posibilidades de triunfo, pero el entonces retador no había medido la atención que el combate recibiría, “La conferencia de prensa fue abrumadora, no esperaba tantas cámaras. Para ser honestos no había pensado en la conferencia, cuando llegué pensé que era una locura.

“Creo que hemos tenido los careos más extraños de todos los tiempos, en el primero se tocaban nuestras barbillas, en el segundo nuestros labios. No tengo idea de cómo pasó, somos de la misma altura y simplemente pasó.”

La estrategia de Anderson se hacía presente desde antes de subir al octágono, al igual que su enojo, fallando al intentar intimidar a Weidman en la conferencia y el pesaje. A diferencia de los últimos oponentes el peleador de Long Island sabía que esto pasaría: “Me preparé para todo. Creo que soy mentalmente fuerte y él no iba a entrar a mi cabeza, no hay muchas cosas que me molesten o me sorprendan, nada de eso me hace reaccionar. El pesaje o lo que sea, no pasa nada.”

Llegado el combate se notó la razón de la confianza sobre Weidman. En menos de un minuto tenía a Anderson en el piso, un intento de derribo que fue tan profundo que cuando Silva quiso defender Weidman ya tenía la parte trasera de sus rodillas y lo volteó fácilmente. En el piso castigó con los puños al oponente como jamás lo había hecho nadie en su carrera, “Sí, hubo un momento en el que siento que lo noqueé por un segundo. Sus manos se bajaron y su cuerpo aflojó por un momento. Fue un pequeño nocaut de flash o algo así, pero regresó rápido. Los ojos giraban un poco, así que sabía que lo estaba lastimando, pero todavía estaba activo, no es como si lo fuera a noquear y se fuera a terminar. Sabía que mis golpes hacían contacto fuerte, sentía que estaba ansioso en la lona”.

Después de un intento de heelhook, la pelea regresó a la posición de pie. Aquí fue que Silva comenzó con la técnica/actitud que vivirá en la infamia del UFC. Las manos abajo, la actitud burlona, intentando que Weidman hiciera un error, tal como lo hizo con Demian Maia en UFC 112 o Stephan Bonnar en UFC 153, pero una vez más Weidman estaba listo. “Lo primero que pensé fue ‘mantente tranquilo, vas ganando la pelea. No tengo idea porqué haces esto, yo te estoy golpeando y tu no’ Lo único que hizo fue patearme. Sabía que iba ganando y era lo único que me importaba. La única vez que me golpeó fue una vez que bajé mi cabeza y dejé que me golpeara para mostrarle que yo podía hacer lo mismo. ‘No tengo miedo y no vas a golpearme y noquearme con un solo golpe, puedo absorberlo. Yo no soy como los demás, puedo bajar mis manos, hacer mi rostro al frente. Puedo ver las cosas y mover mi cabeza.’ No estaba lanzándome nada que no hubiera visto antes. Lo único que hizo fue poner las manos en su cadera, aplaudir y decirme ‘haz una pelea de pie’ y yo pensé en mi cabeza ‘es lo que estoy haciendo, cállate y pelea’.”

Después sabríamos que la estimación de Chris era correcta, las tarjetas revelaron que él había ganado el primer round 10-9 en los ojos de dos jueces. En su banco el consejo de su entrenador Ray Longo era corto y claro “¡Quiero que salgas y le hagas un hoyo en el pecho a golpes!”

Cuando todos pensaban que Weidman no tenía oportunidad en una pelea de pie, el vasto conocimiento de boxeo de Longo, y el sparring que pudo tener Chris, fueron clave. La mejor técnica para presionar a alguien como Silva viene del boxeo y es presionar y tirar golpes con manos repetidas, avanzar hasta que el oponente quede en una posición incómoda que no le permita moverse, y aprovechar ese instante para atacar. “Decidí que en lugar de tirar jabs, o jab y cruzado, iba a ir con todo y fue lo que hice, tiré la combinación y entré a su rostro, lo dejé sin lugar a donde ir, sin espacio para mover la cabeza. Tengo brazos largos y eso fue todo. Lo tiré. En cuanto lo golpeé supe que había sido un buen golpe y la manera en la que cayó sabía inmediatamente que estaba lastimado”. Silva había subestimado el boxeo y el alcance de Weidman.

El sábado por la noche el público y los expertos no daban crédito al nuevo campeón, hablando de un Anderson Silva que había burlado demasiado al oponente que logró tocarlo en un instante casi de suerte. La verdadera historia es que el nuevo campeón peleó con la técnica adecuada para contrarrestar la estrategia de Silva y en una pelea de pie conectó más golpes de acuerdo a FightMetric.

Después de la pelea Silva, tal vez en un estado de confusión y sin pensar claramente al sufrir su primer derrota en el UFC, declaró que no quería una revancha. Tan sólo tres días después las cosas han cambiado y tanto peleadores como promoción esperan que un nuevo encuentro entre ellos dos sea la siguiente cita para ambos. Se maneja diciembre o febrero y Chris está listo para ambas fechas. “Diciembre o febrero está perfecto. Me van a hacer una resonancia magnética el miércoles, y de ahí sabremos qué hacer. En el peor de los casos es una cirugía artroscópica para limpiar algunas cosas y solo son dos o tres semanas de recuperación”.

“Él sábado estábamos en la sala de prensa y cuando te levantaste al final de la conferencia y posabas con el cinturón escuché a tu papá gritar a todo pulmón ‘That’s my boy!’” Chris ríe apenado ante la anécdota, pero contento de compartir ese momento con la familia,

“Todos están muy emocionados por mí ya que logré mi meta, siempre me han apoyado, están muy emocionados, me quieren mucho y están felices por todo”.

 

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: 20 momentos para 20 años: #20 Chris Weidman derrota a Anderson Silva | Indiscutido

  2. Pingback: 20 momentos para 20 años del UFC: #20 Chris Weidman derrota a Anderson Silva

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Lo Más Leído

To Top