ENTREVISTAS

Brandon Moreno: “Estoy listo, simplemente estoy listo”

RODRIGO DEL CAMPO / INDISCUTIDO.COM

Ha sido un 2018 complicado para Brandon “The Assassin Baby” Moreno.

Tras su primera derrota en UFC ante Sergio Pettis el mes de agosto en México, llegó una necesaria pausa. En 16 meses, Moreno había peleado en seis ocasiones, su última defensa en la promoción WFF, su participación en The Ultimate Fighter y cuatro peleas en el UFC en poco más de un años.

Tras sanar lesiones y regresar al entrenamiento se acordó la siguiente batalla. Pactada originalmente para el 18 de febrero en Austin, Texas, el combate entre Moreno y Ray Borg ha sido cancelado ya en tres ocasiones.

Primero una lesión de Brandon Moreno, después el desastre de Conor McGregor en UFC 223 que lo dejó sin pelea y a su oponente con vidrios en los ojos, y ahora, la salud del hijo de Ray Borg, quien nació con problemas médicos y ahora se encuentra peleando una dura batalla en Denver, lejos de la ciudad de Albuquerque, donde entrena Borg, por lo cual tuvo que salir de la tercera fecha planeada para el combate.

Ahora, Moreno enfrentará a Alexandre Pantoja este sábado 19 de mayo en Santiago de Chile, Chile, en la primera visita de la promoción a un país hispano en Sudamérica.

“La verdad es que ha sido una batalla mental” me dice Moreno por teléfono.

“Es el campamento más largo de toda mi vida. Tengo desde octubre, noviembre, preparándome para lo que iba a ser mi pelea contra Borg en Febrero. Me lastimó el codo, se retrasa a abril, Conor McGregor hace sus chistes y se retrasa de nuevo. Pobre Ray Borg con el tema de su hijo, a mi me pega pues tengo una niña, y viene la otra en septiembre, y te quedas pensando que te puede tocar a ti, no estás exento a estos temas…”

Ahora llega una oportunidad de redención. Con dos cambios en la cartelera de Chile, la primera en este país, con Santiago Ponzinibbio fuera de la pelea estelar por una lesión, y problemas legales quitando el combate entre Volkan Oezdemir y Shogun Rua, UFC no quería cancelar más combates.

El rival para Chile llegó rápidamente, Alexandre Pantoja, una oportunidad para la redención.

En la temporada 24 de The Ultimate Fighter, tanto Pantoja como Moreno participaron, buscando una oportunidad de ganar el torneo y retar al campeón Demetrious Johnson en la división mosca.

UFC realizó una siembra de los 16 participantes, con Pantoja el número 1 y Moreno el 16, enfrentándose en una auténtica guerra en la primera pelea de la temporada, la cual perdió el mexicano.

Pero la oportunidad llegó rápidamente para Moreno. Cuando la temporada aún estaba en televisión, Moreno enfrentó a Louis Smolka en su debut en el UFC, entrando al ranking de la división de inmediato, ligando tres victorias en fila, y teniendo su primer evento estelar en UFC.

Todo esto, mientras Pantoja perdía en la semifinal de TUF y no sabía si debutaría en UFC o no.

“Cuando me dicen que Ray Borg se sale…al siguiente día me tenían el nombre, Alexandre Pantoja. A lo mejor en los números no es una pelea que me represente muchísimo, pero en el corazón quiero esa pelea. Quiero sacarme esa espinita que no me impidió evolucionar, no me impidió seguir con mi carrera, creo que aprendí de las derrotas y de todos los fracasos que he tenido siempre me he levantado muy bien…pero siempre tener la oportunidad de sacar la espina, quitarte el mal sabor de boca de recordar y saber que perdiste, personalmente me llena de coraje para seguir adelante”.

Pantoja fue de los pocos que se atrevió a tomar esta pelea en corto aviso, y Brandon sabe perfectamente la razón.

“Tener una oportunidad como esta de ser el 7 de la división le abriría puertas mucho más grandes a él siendo que viene de perder. Alexandre es una grande persona, nunca tuve una queja de él a su forma de ser…pero si puede tener una espina, cada quien ha tenido sus pruebas que hemos superados. Yo le gané a Dustin Ortiz y él no”.

Han pasado casi dos años de la pelea ante Pantoja, y ambos ya tienen experiencia amplia dentro del UFC, manteniendo base de entrenamientos pero también probando experiencias nuevas. Tras analizarlos, ¿qué ve diferente Brandon en el juego del brasileño?

“Yo creo que lo que más ha mejorado es su defensa de derribo. La pelea contra Dustin fue una pelea dura donde si bien lo pudieron derribar se paró rápido, separar y seguir con el striking….una pelea dura, cerrada…su striking sigue siendo con mucho corazón, un poco salvaje, yendo al frente, envalentonado, es lo que hemos estudiando, con un parado fuerte, básico de Muay Thai, con las manos arriba con el pie bien plantado…siento que he evolucionado más…yo tengo que creer en mí y fuera de la confianza que me tengo, creo que he evolucionado mucho en mi juego y tengo que evitar cometer los errores de la primera pelea. En la primera pelea caminé mucho en ángulo recto para atrás, fue cuando me agarraba mal parado y me desequilibraba…tengo que evitar fajarme con él, tiene quijada, tiene corazón, igual yo pero quiero llevar la pelea a otras circunstancias”.

El tijuanense ha pasado mucho tiempo fuera de casa, en específico en la ciudad de Las Vegas dentro del UFC Performance Institute, el cual abrió en 2017. Dentro de este todos los peleadores del UFC tienen de manera gratuita, asesoría de nutrición, comida gratuita, recuperación física y todo lo necesario para entrenar como atleta de élite.

“Antes de mi última derrota no había descansado en un montón de tiempo. Me gusta competir, me gusta mantenerme activo, ahorita ni competencias de Jiu Jitsu he hecho, pero tengo una flama de competencia muy alta arriba pero te tienes que mantener duro, es duro estar lejos de la gente que quieres, duro estar lejos de tu zona de comfort, pero al final del día cada quien recoge lo que cosecha y yo quiero recoger éxito.

“Me siento “high-class”” nos dice entre risas. “Me siento afortunado porque es literal, todo gratis. Peleador de UFC tienes todo gratis. Tienes nutriólogo, terapia física, recuperación, aunque no estés lastimado te masajean si estás cansado, golpeado. Estoy súper feliz. Extraño mucho Tijuana pero siempre estaré agradecido con este lugar porque me ha dado todo”.

A más de un mes, Brandon ya absorbe un poco más lo que sucedió con Conor McGregor en UFC 223. McGregor arrojó un “diablito” al camión donde viajaba Khabib Nurmagomedov, pero este impactó en la ventana donde estaban sentados Michael Chiesa y Ray Borg.

Chiesa sufrió cortes en el rostro. Borg sufrió cortes en los ojos, ambos quedaron fuera de sus combates en la cartelera.

Brandon Moreno y su amigo y entrenador de Jiu Jitsu Brasileño, Fernando Amado, vieron desde el camión contrario todo lo que sucedió, sin esperar las consecuencias que llegarían.

“Fue loquísimo…de esas cosas que nunca pasan y de pronto de tocan ver y te quedan impresionado. Estábamos esperando que nos fuéramos. Fernando me dicen que viene gente corriendo…y veo que era Conor McGregor liderando una manada de personas como loco. Afortunadamente no se confundieron y se fueron al camión de Khabib y comenzó todo el desastre que todos conocen”.

Horas después, durante el corte de peso, Ray Borg tuvo que ir al hospital con molestias en los ojos, fue aquí que los doctores de emergencia detectaron que tenía abrasiones en las córneas, y la Comisión Atlética del Estado de Nueva York no lo dejaba pelear ese fin de semana.

Cuando Brandon bajó a hacer su corte de peso en el hotel donde estaba, se encontró y saludó a uno de los entrenadores de Ray Borg, Brandon Gibson, quien ya sabía que estaba pasando con Borg pero no mencionó nada

“Son esas cosas que ves por fuera y piensas que nunca te van a pasar…todo estuvo muy loco, me quedé sin pelear, gracias a Dios me dieron mi show money y pelea pronto, pero la flama de competencia me la quemaron un poco.

“Ese corte de peso fue mucho más duro que los que he tenido. Mis cortes en UFC han sido relativamente fácil. Ese fue difícil. La conclusión a la que llegué fueron dos cosas, físicamente ya crecí un poco más, gané un poco más de peso, y otro es traer en la mente que ya no vas a pelear, que estás cortando peso por honor”.

La primera opción para Moreno y su equipo era parar, y hacer un campamento completo de nuevo, lo cual lo pondría en fila para pelear el mes de junio. Pero cuando llegó la oportunidad, y en la condición física que se sentía el mexicano, se aceptó la pelea en Chile.

“Originalmente pensamos en Chicago, así lo quería, pero pensando mejor las cosas, ya estaba en forma, el cardio estaba en el punto, físicamente estaba excelente. Después de Nueva York me fui a Tijuana dos semanas. La primera semana la descansé al 100, no hice nada, y la otra empecé a entrenar y mi cuerpo me lo agradeció, parecía un monstruo. Creo que tomé la mejor decisión, no salir de forma y seguir al 100. Ahorita me siento en una forma física excelente…Nueva York me sentía excelente, hoy me siento impresionante”.

Si bien la pelea ya esta a días de suceder, Brandon sabe que todo puede pasar, pero la mente y cuerpo, están listos para su regreso y para buscar su cuarta victoria en el octágono.

“Para empezar hay que esperar a que pase, porque como lo he visto en los últimos meses ya no sé que pueda pasar, pero yo creo que esto ya va a ser oficial, el 19 de mayo peleo. Va a ser una paz interior y al final soy peleador y los peleadores pelean. Yo quería competir y la verdad es que no importan números o nada. Físicamente estoy al 100, no había motivo para no pelear. Sé que es una pelea difícil, muy dura, tiene mucho corazón, entrega y quiere sacarse la espina de que yo esté arriba de él en este punto. Estoy listo, simplemente estoy listo, quiero competir”.

YAIR RODRÍGUEZ DESPEDIDO DEL UFC

Comments

comments

Comments

Lo Más Leído

To Top